Datos personales

Mi foto
Buenos Aires, Argentina

sábado, 8 de agosto de 2009

Kóshkil, "un viento de la Patagonia"

En la actualidad, quienes habitan la región patagónica, al viento lo llaman simplemente "Viento" u otras veces "Eólo" por el dios de los vientos en la mitología griega.
¿Quiénes antecedieron al hombre blanco como habitantes de las áridas mesetas Patagónicas barridas por el fuerte viento?:
El sacerdote salesiano padre Manuel J. Molina -y otros investigadores como Casamiquela, Alejandro Malaspina y el Dr. F. Escalada- hace constar en su escrito que hasta mediados del siglo pasado, la costa atlántica de la Patagonia central (donde con más intensidad se hace sentir el famoso viento patagónico) estaba poblada por el grupo aborigen Téushenkenk o Teushen, una de las cuatro ramas de los tehuelches (estos paulatinamente se fueron relegando hacia la cordillera y el último de ellos falleció en 1948 en Los Antiguos).
Gran parte de la toponimia de la Patagonia central es de orígen Teushen, figurando entre ellos el nombre de la provincia del Chubut (Chupat).
Hoy nadie habla de la lengua Teushen. Pero investigadores como el padre Manuel J. Molina pudieron tomar contacto con los últimos y autóctonos Teushen para registrar vocablos de su lengua. Merced a estos trabajos se sabe que la denominación que los Teushen le daban al vehemente viento patagónico era "Kóshkil".
Kóshkil, el vigoroso viento que desde la Cordillera de los Andes se escurre con fuerza entre mesetas, cerros y cañadones buscando impetuosamente las aguas atlánticas y que su derrotero hace girar las enormes hélices que activamente se le enfrentan montadas sobre altas torres metálicas para extraer su inmenso potencial energético.
Como un signo de la prodigalidad energética de Patagonia en la más amplísima variedad de recursos energéticos -tanto no renovable (como el petróleo, carbón y gas) sino también en fuentes no contaminantes e inagotables (como la energía hidráulica, maremotriz y geotérmica), la Patagonia ahora también genera electricidad a partir de otro inmenso recurso renovable como lo es la energía que brinda el viento: la energía eólica.
Kóshkil, el viento que enorgullece a los habitantes patagónicos cuando contempla los imponentes molinos que se erigen en los distintos puntos de la región como Comodoro Rivadavia, Río Mayo, Pico Truncado, Cutral Có y Rada Tilly tal cual estandarte del desafío que se impusieron para extraer parte de la abundante energía que brinda la prodigiosa naturaleza patagónica.

Aclaración: la "sh" debe pronunciarse como "y" consonante, sonido similar al de la "j" en inglés (job jet, John, jazz).
(Punta del Marqués-Rada Tilly)



1 comentario: